domingo, 20 de mayo de 2018

Gran hotel: SEgunda tempoarada

Seguimos aunque ya los personajes son caricaturas del rico y del pobre, del policía y el detective, del amigo y la traidora, de la vieja de mierda y la suegra del orto. Las escenas y los conflictos también se fueron al chancho y son lo más previsible que hay entre habitaciones, secretas, fotos que develan identidades y besos con el camarero con llevada en brazos hacia la cama incluidos. No sé por qué te sigo, será que tengo alma de bolero.

Putear en feis para exorcizar la mierda ajena

    Somos filicidas, totalmente, como sociedad: dejamos a nuestres hijes en escuelas donde creemos que hay idiotas vagos que se hacen llamar docentes, manipulamos las vidas de hijos e hijas como si en ello se nos fuera la identidad de viejes de mierda represores y malvivides que somos.
    Me gusta
    Comentar
    ¿A vos no te gusta coger? ¿No? Bueno, entonces ¿por qué no dejás que tu hijo o hija lo haga con más alegría, libertad y placer del que te tocó a vos por miedo y represión?
    Comentarios
    ¿A vos te gusta coger? ¿Sí? Bueno, entonces ¿por qué querés que tu hijo o hija no lo haga o llegue a ello con dolor, verguenza o miedo?
    ¿Por qué hay gente tan mierdosa? Que todo lo enmierda con su mierda. ¿Y por qué, todavía, no soy inmune a sus olores?
    Comentarios
    "Me contaron que", me dice una vieja de mierda. Y ya sé que otra vieja de mierda anduvo hablando de mí. Lo peor es que a ninguna de ellas les averguenza decirme en la cara que estuvieron chusmeando y a mí se me cae la cara de verguenza de solo permitirles dirigirme la palabra.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...