sábado, 19 de agosto de 2017

Mi trabajo es amar el mundo

Mensajera

Mi trabajo es amar el mundo.
Acá los girasoles, allá los picaflores –
buscadores por igual de dulzura.
Acá la levadura que fermenta, allá ciruelas negras.
Acá las almejas hundidas en la arena moteada.
¿Mis botas están viejas? ¿Tengo el abrigo roto?
¿Ya no soy joven y estoy lejos, aún, de ser perfecta?
Déjenme concentrarme en lo que importa,
que es mi trabajo,
que es más que nada estar quieto y aprender a asombrarse.
La viudita de Río, la espuela de caballero.
La oveja en la pastura, y la pastura.
Que es más que nada alegrarse, porque los ingredientes están todos acá,
es decir la gratitud, que se nos dé una mente, un corazón
y esta ropa corpórea, una boca con la que gritarle de gozo a la polilla
y el pajarito, a la almeja desenterrada y soñolienta, diciéndoles a todos,
una y otra vez, cómo es que vivimos para siempre.
Mary Oliver
(trad. Rita Gonzalez Hesaynes)
mary oliver
“Mi primera almeja”, 1964. Foto: Molly Malone Cook.
P

Nuestros propios frankesteins

LOS AGENTES DE LO REAL

Rita González Hesaynes




Me fascina esa idea que circula por el mundo de la escritura de que existen temas reales e irreales. Algunas personas hacen de esa distinción una bandera. Reclaman para sí la realidad mientras denuncian la irrealidad en la que se pierden tantos otros. En su cacería todo queda subsumido a un extraño binarismo: lo real-verdadero vs. lo irreal-careta. Lo real significa generalmente lo popular, lo cercano a las personas “de verdad”, es decir, lo que creen hacer ellos. El barrendero, la baldosa rota, que te dejen por chat, el asado del domingo, la oficina, el Gauchito Gil. Todo lo otro es irreal. La imaginación es irreal. Lo fantástico es doblemente irreal. Las palabras que no saltan en una charla de ascensor con la vecina son automáticamente irreales. Lo que refiere a otras realidades que no son del todo próximas es irreal. La Roma Antigua se zarpa en irreal y las religiones de la India son, para nosotros los sudacas, caretas e irreales.
Por un lado me apena cuando subestiman a las personas, al lenguaje, a la imaginación humana. Hablen con un nenito de sus sueños y sus miedos, atrévanse a tildarlos de irreales. Las personas en situación de calle no piensan solo en el hambre y el frío, y sus mentes están pobladas de lo que llamarían irrealidades. El mundo de los símbolos es, por supuesto, irreal.
Por el otro lado, muy bien, dejen en paz a ese mundo que desprecian. Algunos de nosotros escarbamos en esa tierra en busca de materiales para decodificar nuestra existencia. Si encontramos juguetes, los desmembramos y construimos nuestros propios frankensteins, que extrañamente se parecen a mucho de los que nos rodea. Si encontramos algo que se parece al alimento, lo despedazamos y con eso cocinamos nuestra propia ambrosía (irreal), nuestro guiso de lentejas (real).



Tomado de https://ficcionnuclear.wordpress.com/2017/08/19/los-agentes-de-lo-real/

Bloguear con Rita



LOS AGENTES DE LO REAL

Me fascina esa idea que circula por el mundo de la escritura de que existen temas reales e irreales. Algunas personas hacen de esa distinción una bandera. Reclaman para sí la realidad mientras denuncian la irrealidad en la que se pierden tantos otros. En su cacería todo queda subsumido a un extraño binarismo: lo real-verdadero vs. lo irreal-careta. Lo real significa generalmente lo popular, lo cercano a las personas “de verdad”, es decir, lo que creen hacer ellos. El barrendero, la baldosa rota, que te dejen por chat, el asado del domingo, la oficina, el Gauchito Gil. Todo lo otro es irreal. La imaginación es irreal. Lo fantástico es doblemente irreal. Las palabras que no saltan en una charla de ascensor con la vecina son automáticamente irreales. Lo que refiere a otras realidades que no son del todo próximas es irreal. La Roma Antigua se zarpa en irreal y las religiones de la India son, para nosotros los sudacas, caretas e irreales.
Por un lado me apena cuando subestiman a las personas, al lenguaje, a la imaginación humana. Hablen con un nenito de sus sueños y sus miedos, atrévanse a tildarlos de irreales. Las personas en situación de calle no piensan solo en el hambre y el frío, y sus mentes están pobladas de lo que llamarían irrealidades. El mundo de los símbolos es, por supuesto, irreal.
Por el otro lado, muy bien, dejen en paz a ese mundo que desprecian. Algunos de nosotros escarbamos en esa tierra en busca de materiales para decodificar nuestra existencia. Si encontramos juguetes, los desmembramos y construimos nuestros propios frankensteins, que extrañamente se parecen a mucho de los que nos rodea. Si encontramos algo que se parece al alimento, lo despedazamos y con eso cocinamos nuestra propia ambrosía (irreal), nuestro guiso de lentejas (real).


ADICTOS A LAS FORMAS

En el desayuno hablábamos con Gonza sobre los patrones de la música pop (que incluye al rock como lo conocemos). Él decía que, exagerando un poco, hay 5 o 6 variantes armónicas de estribillos que se repiten con diferentes sonidos en la gran mayoría de las canciones comerciales. Que la música radial suele tener estructura de jingle, que reduce a su expresión mínima (a unas pocas notas) un camino de centro, tensión, descanso que, en una obra clásica, por ejemplo, llevaría un kamasutra de muchísimas notas más.
– Las notas en sí son las mismas. Pero al cerebro humano lo conmueve la variación de las texturas.
– La literatura lleva haciendo eso miles de años.
¿Exageraba? ¿Estaba siendo injusta? Al fin y al cabo, un chiste al estilo de “entra un gallego a un bar” no es mucho más que eso.
Gonza se sentó al teclado a jugar un poco tocando distintas canciones con el mismo patrón armónico.
– Como el estribillo de With or Without You, con esas notas hay miles de canciones.
– ¿La de Pachelbel? El Canon.
– Claro. Siempre es la misma canción.
– Pasa con cualquier arte, con todo lo formal. Con las formas mismas. Por eso le puse la frasecita de Zeppelin al blog: The song remains the same.
Pasa un rato, me pongo a leer un poco (lo poco que puedo entender) sobre química biológica. ¿Por qué los opiáceos son capaces de unirse a los receptores de endorfinas (que actúan aliviando el dolor y nos provocan sensación de euforia), replicando su efecto de bienestar? Porque la estructura de la molécula de morfina, por ejemplo, es similar a la de la endorfina misma. Y en ese punto en que la morfina se parece a la endorfina, logra unirse al receptor de endorfinas. La sensación de bienestar deriva de esa coincidencia, esa mera forma que se replica.
Lo mismo con el arte: tensión y descanso, clímax y desenlace. Estructuras convencionales que se repiten sin cesar y que se adhieren a nuestros “receptores estéticos”, cultural –pero también biológicamente– moldeados. Después encontramos y hasta necesitamos sofisticaciones de la fórmula: queremos esa droga formal en una versión más compleja, que la danza incorpore tales o cuales arabescos, que la recompensa sea inmediata o, todo lo contrario, que sea demorada, o bien que nos engañe y la tan deseada conclusión nunca llegue.
Lo mismo con este día: una idea similar enfundada en dos texturas diferentes, las artes, la química del placer. ¿Son realmente similares o soy yo que busca las semejanzas? ¿Hay tanta diferencia entre ambas respuestas? ¿Hago foco en la molécula o en el receptor?
biology-in-focus-chapter-2-66-638

ORILLAS, ANTOLOGÍA POÉTICA ARGENTINO-ESPAÑOLA

Me acabo de enterar que recién salió la antología de poesía compilada por Pablo Romero y Rosa Berbel. Se llama Orillas y reúne poemas de autores españoles y argentinos. ¡Y hasta estoy yo! Les agradezco mucho el trabajo realizado y, en particular, que se pueda leer y descargar gratuitamente.
Ilustración de portada: Miguel Rual.
12628617_938588839510938_7766856076907792946_o

MENSAJERA (MARY OLIVER)

Este es uno de mis poemas favoritos, pero no es por eso que lo comparto ahora. Lo comparto porque es una profesión de fe.

Mensajera

Mi trabajo es amar el mundo.
Acá los girasoles, allá los picaflores –
buscadores por igual de dulzura.
Acá la levadura que fermenta, allá ciruelas negras.
Acá las almejas hundidas en la arena moteada.
¿Mis botas están viejas? ¿Tengo el abrigo roto?
¿Ya no soy joven y estoy lejos, aún, de ser perfecta?
Déjenme concentrarme en lo que importa,
que es mi trabajo,
que es más que nada estar quieto y aprender a asombrarse.
La viudita de Río, la espuela de caballero.
La oveja en la pastura, y la pastura.
Que es más que nada alegrarse, porque los ingredientes están todos acá,
es decir la gratitud, que se nos dé una mente, un corazón
y esta ropa corpórea, una boca con la que gritarle de gozo a la polilla
y el pajarito, a la almeja desenterrada y soñolienta, diciéndoles a todos,
una y otra vez, cómo es que vivimos para siempre.
Mary Oliver
(trad. Rita Gonzalez Hesaynes)
mary oliver
“Mi primera almeja”, 1964. Foto: Molly Malone Cook.

viernes, 18 de agosto de 2017

Cuando pa Chile me voy


Me gustaMostrar más reacciones
C

Frente viral, virósico y virulento

"Y en el contexto actual de expresiones de la diversidad que se convirtieron en pose lineal, en póster de campaña del fraude, en un tic demagógico de clase media/o progre, en discursos sin sustento de cuerpos, historias y estéticas que resistan a y desistan de la uniformación ideológica y moral, un libro como Clítoris se hace femininja para abrir otros territorios donde la permeabilidad, el diálogo y el riesgo de la experimentación son la sustancia del afecto que abraza una pluralidad que se transforma en comunitaria, pero nunca de una comunidad anquilosada, sino en un frente viral, virósico y virulento de circulación, de intercambios estilíticos y activismos políticos."


Diego Trerotola en https://www.pagina12.com.ar/55748-yeguas-femininjas

Resistencia y mutación

Yeguas femininjas
Hace siete años Clítoris comenzó como una revista independiente que se planteaba cruzar feminismo e historietas. Luego se transformó en un libro y ahora vuelve en forma de manifiesto femininja viral.
“Relatos gráficos para femininjas” es el subtítulo de una nueva corporalidad de Clítoris, que en 2010 fue una revista de y sobre historietas y feminismos, que después derivó en un primer libro y ahora se prolonga en otro, con renovación total de quienes se proponen graficar sus relatos, con nuevas voces y alianzas de colaboración que se fueron gestando en el cruce de artivismos feministas y queer. La palabra femininja, creada originalmente como oposición al machista e idiota mote de “feminazi”, no aparece definida en ningún texto o historieta, ni siquiera en el exhaustivo prólogo de Mariela Acevedo, compiladora e ideóloga germinal de Clítoris. Y está bien que así sea, porque ser femininja es una forma de resistencia y mutación que solo puede expresarse la deriva de relatos que no se estancan ni se consumen, por lo tanto no petrifican al feminismo sino que le dan una dinámica como fuga de definiciones cristalizadoras, totalizantes. Para buscar las ramificaciones ninjas del feminismo mutante están, como un manifiesto derramado, los cuatro textos y ocho historietas de Clítoris, más unos dibujos que van narrando desde la tapa hasta la última página, pasando por las portadas de cada capítulo, como un grupo de seis mujeres que se preparan para una marcha. Porque, para empezar, la palabra femininja no tiene un género determinante, sino que más bien gusta de desmontar las determinantes del género, por eso puede ser una, un, le o lo femininja. En alianza con la disidencia del movimiento queer (que no es teoría ni práctica sino una contaminación entre ambas), la forma femininja de Clítoris es una máquina artística-activista que declara la guerra montada en una “yegua de Troya” (Mariela Acevedo) y golpea a su contrincante con un libro de Simone de Beavoir (Mariana Salina y Maru de las Casas). La femininja cuando se organiza es “hermostra” (Supnem) y cuando les amigxs hacen de su lucha una moda: unfollow y block (Lucas Fauno Gutiérrez). Para la femininja la pequeña Pony mata He-Man (Verónica García), hay que denunciar al personaje femenino secundario agregado a la historieta para cumplir con el cupo femenino (Javi Hildenbrandt y Nahuel Sagárnaga) y saber que el aborto que dibujamos es el que pensamos, porque construir imágenes también es construir pensamientos (Nayla Vacarezza). La femininja también sabe que el mito se puede usar para bien, para mal, y para más o menos: el mito es la sangre de la menstruación acumulada en las tetas como leche materna, pero además es parir conejos en una playa de Necochea (Carina Maguregui y Delfina Pérez Adan). La femininja extraña a Effy Beth, grita absolución para Higui a los chupones con otra femininja (Cecilia “Gato” Fernández), y también es una lesbiana trans cuya existencia es una forma de resistencia (Aylin e Irass de Akntiendz Chik). Femininja es poder decir que no como primera conquista (Mariela Acevedo y Cam Rapetti) y transicionar de la soledad atrás de un monitor hacia el calor de la manada en la calle sosteniendo la pancarta de una lucha colectiva (Julia Inés Mamone y Maximiliano Blanco), porque siempre hay un destino de encontrarse en las marchas con otras femininjas (Maia Venturini Szarykalo). Todo eso es apenas una posible lectura de cada propuesta separada, pero juntas hacen un libro que detona la diversidad para garabatear, pronunciar, reescribir y borrar las marcas que la cultura disciplinaria y censora renueva en cada agresión sobre nuestras maneras libertarias de vivir. Es decir: no hay un texto ni una historieta que se ponga de acuerdo en estilo verbal o visual con las que forman este corpus, sino que cada quien hace y deshace a sus modos. Y en el contexto actual de expresiones de la diversidad que se convirtieron en pose lineal, en póster de campaña del fraude, en un tic demagógico de clase media/o progre, en discursos sin sustento de cuerpos, historias y estéticas que resistan a y desistan de la uniformación ideológica y moral, un libro como Clítoris se hace femininja para abrir otros territorios donde la permeabilidad, el diálogo y el riesgo de la experimentación son la sustancia del afecto que abraza una pluralidad que se transforma en comunitaria, pero nunca de una comunidad anquilosada, sino en un frente viral, virósico y virulento de circulación, de intercambios estilíticos y activismos políticos.


Dale para septiembre

III Premio de Poesía “Nicanor Parra”

Ediciones de La Isla de Siltolá convoca el III Premio de Poesía “Nicanor Parra”, de acuerdo a las siguientes bases:
  1. Podrán participar los escritores de cualquier nacionalidad y edad.
  2. Las obras deberán ser inéditas, escritas en castellano y no premiadas en otros certámenes. El tema es libre, la extensión mínima de los poemarios se establece en 350 versos, sin límite máximo. Se enviará por email.
  3. Cada autor podrá presentar tan solo un original, siempre de acuerdo a las bases de esta convocatoria. Las obras, exclusivamente, deberán enviarse por correo electrónico.
  4. Se enviará un correo electrónico a la dirección premionicanorparra@gmail.comEn un email se adjuntarán dos archivos. El primero se titulará: Libro: (título del libro), y será el PDF del poemario que llevará como identificación el título de la obra en la primera página. Y otro archivo que se denominará Datos: (título de la obra), que incluirá, en solo un documento: título del poemario, nombre y apellidos del autor, dirección postal y de correo electrónico, teléfono de contacto, breve nota biobibliográfica, el Documento Nacional de Identidad o similar escaneado, así como un escrito del autor donde acepta las bases de este premio.
  5. La convocatoria queda abierta a partir del día 1 de junio de 2017, y se cerrará a las 23’59 horas del día 5 de septiembre de 2017 (fecha del cumpleaños del poeta chileno Nicanor Parra). Se excluirán los trabajos presentados fuera de hora o/y fecha.
  6. El jurado estará formado por personalidades de la literatura. Su composición se hará pública el día del fallo del premio. Sus decisiones serán inapelables, corresponderá a sus miembros discutir y emitir el fallo, así como otorgar el premio a una sola obra o declararlo ex-aequo y/o desierto, de entre los libros finalistas que les hará llegar la editorial convocante. No habrá accésit ni se revelará el nombre de los autores finalistas. Tampoco se permitirá rescatar ningún libro no seleccionado para la final.
  7.  El premio consistirá en la publicación de la obra ganadora en la Colección SILTOLÁ de Poesía de Ediciones de La Isla de Siltolá, así como un importe de 6.000 euros (menos las retenciones que marque la legislación vigente). La edición tendrá una tirada de 2.000 ejemplares, interpretándose la entrega del importe del certamen como el abono de los derechos de autor de la primera edición.
  8. Los originales no premiados serán eliminados tras el fallo. No se mantendrá correspondencia alguna sobre ellos.
  9. El fallo se hará público en el mes de enero de 2018, siendo comunicado personalmente al autor antes de su difusión en los medios. La publicación del libro ganador está prevista para la primavera de 2018, y sus presentaciones tendrán lugar en los meses posteriores.
  10. El hecho de concurrir a este premio supone la total aceptación de sus bases.
Podrá solicitarse más información en siltola@gmail.com o bien en:
Ediciones de La Isla de Siltolá
(III Premio de Poesía “Nicanor Parra”)
Apartado de correos 22.015 41018 – Sevilla (España)

Oleme esta foto


    Papada y tanque de agua. Lo mejor de las naturalezas muertas es titularlas
    Me gustaMostrar más reacciones
    Comentar
    Sombrero perfumado
    Me gustaMostrar más reacciones
    Comentar
    Comentarios
    Norma Alegre Compesé
    Me gustaMostrar más reacciones
    Responder6 horas
    Eliminar
    Me gustaMostrar más reacciones
    Comentar
    Comentarios
    Ciega al sol
    Me gustaMostrar más reacciones
    Comentar
    Comentarios
    Laura Ponce Unos lentes muy Ocampo 
    Me gustaMostrar más reacciones
    Responder8 horas
    Eliminar
    Paula Irupé Salmoiraghi Son los de todos los dias pero fotocromaticos
    Me gustaMostrar más reacciones
    Responder
    1
    8 horas
    Administrar
    Laura Ponce Muy cool, señora, sépalo.
    Me gustaMostrar más reacciones
    Responder
    1
    8 horas
    Eliminar
    Selfie ciega vs papada
    Me gustaMostrar más reacciones
    Comentar
    Oleme esta foto
    Me gustaMostrar más reacciones
    Comentar
    Comentarios
    Mariana Dominijanni Cuanta pomposidad.. hermosa
    Me gustaMostrar más reacciones
    Responder
    1
    9 horas
    Eliminar
    Malena Villegas me encanta!!
    Me gustaMostrar más reacciones
    Responder
    1
    9 horas
    Eliminar
    Mary Puente Rodríguez Tengo uno en casa a punto de florecer. Inunda el patio y la casa su perfume!
    Me gustaMostrar más reacciones
    Responder6 horasEditado
    Eliminar
    Foto del perfume
    Me gustaMostrar más reacciones
    Comentar
    Comentarios

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...